Hotel verano

Temporada de verano: hoteles con aire puro

Con el anuncio de la apertura de la temporada veraniega, los hoteles volvieron a la actividad y tuvieron que poner en práctica los protocolos para evitar el contagio del Covid-19, tanto entre los huéspedes como los empleados. Por todos los acontecimientos surgidos con la pandemia, la gente se empieza a cuestionar, y más aún los futuros visitantes de hoteles, la calidad del aire que respirará especialmente en los ambientes cerrados.

Los protocolos de limpieza, equipos de protección personal (EPI) y protocolos de distanciamiento social establecidos parecen poco a los ojos del turista. De acuerdo a una encuesta reciente realizada en los Estados unidos, un 91% del público consultado considera que el cuidado de la calidad del aire interior es crucial para prevenir el Covid-19, y un 77% indicó que tener información acerca de la calidad del aire en un hotel determinaría la elección de dónde quedarse. Y aún más: un 52% indicó que está dispuesto a pagar más por un hotel que entregue una mejor calidad del aire.

Por todo esto, la tranquilidad del cliente es clave para una reapertura exitosa del turismo en nuestro país. Esto significa reducir el riesgo siempre que pueda, y claramente debería incluir la mejora de la calidad del aire interior.

Calidad del aire

Ahora bien, aun cuando no existe en la República Argentina normativa específica sobre la calidad del aire, sí existen a nivel internacional y pueden ayudarnos a determinar estándares para establecer cómo debe ser el aire en los hoteles.

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios de España (RITE2) señala que los espacios comunes de hoteles y similares deben alcanzar como mínimo un aire de buena calidad (IDA 2).

Hotel Covid 19

Es decir, una renovación en el caudal del aire exterior de 12,5dm3/s (decímetro cúbico por segundo) por persona. Y en las habitaciones de hoteles y similares deben alcanzar como mínimo un aire de calidad media (IDA 3), de 8dm3/s por persona.

Es primordial la renovación del aire en espacios comunes con mucha circulación de público, como salones de reuniones, gimnasios, habitaciones, zonas de piscinas indoor, restaurantes y áreas de desayuno, entre otros.

Por su parte, la Sociedad Estadounidense de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE) definió que, para lograr una calidad de aire óptima, se requieren 5,2 metros cúbicos por minuto de aire exterior por persona. Esto significa que, con respecto a la cantidad de veces que el aire entra y sale de la habitación, el ciclo debería ser de: en comedores de restaurantes, de 8 a 10 recambios por hora; en áreas de preparación de alimentos, de 10 a 12 por hora; en cocinas, de 14 a 18 por hora, y las barras de bares o restaurantes, de 15 a 20 por hora.

Por eso, es preciso que no solo ventilen, sino que a esto le sumen un eficaz sistema de filtrado de aire, que esté adaptado para la necesidad de cada espacio. La principal medida es el mantenimiento preventivo de sus sistemas de ventilación y refrigeración. Pero a veces no es suficiente sólo con esta acción. No se necesita el mismo filtro en la cocina, el spa o el lobby.Y menos aún lo es con la necesidad del filtrado de un virus como el covid-19. 

Para ello no sólo se pueden hacer adaptaciones a sus sistemas de ventilaciones centrales con filtros de alta eficiencia o filtros Absolutos® HEPA, sino que también se recomienda el refuerzo de la ventilación con un purificador de aire.  ¿Por qué? Estos equipos retienen y eliminan los contaminantes del aire, asegurando la máxima calidad del mismo. Además, colaboran en el mantenimiento de la limpieza, pues capturan el polvo que queda suspendido en el aire.

En Casiba podemos ayudarlos con estas alternativas ya mencionadas, pero también podemos ayudarlo con nuestra línea de purificadores Brezza, que no solo cumplen estas funciones de filtrado a nivel de un espacio hospitalario, sino también poseen un ionizador que potencia la atracción de partículas que transportan virus, bacterias y alérgenos, y en algunas versiones se suma la luz UV.

Aún más importante es que estos equipos cuentan con sensores infrarrojos que permiten detectar la calidad del aire y de esa forma dar tranquilidad a los huéspedes.

A medida que las personas se preparan para regresar a la “nueva normalidad turística”, buscarán pruebas claras de que los restaurantes y hoteles que visitan son seguros para divertirse y que se están siguiendo todas las pautas de salud recientes.

Comunicate!

Envianos un mensaje y uno de nuestros asesores se contactará a la brevedad.
Recordá que podés comunicarte también a través de nuestro Whatsapp, o nuestras redes sociales.