Inicio

La variante Delta impulsa a seguir cuidando la pureza del aire

La pandemia va cambiando con el paso de los días y, sobre todo, con el surgimiento de nuevas variantes del COVID-19. Tanto es así que la que variante Delta es hoy la responsable de la mayor parte de los contagios en muchos países.

¿Qué se puede hacer para seguir cuidándose? Los Estados le piden a sus poblaciones que se vacunen, ya que se sabe que este virus está siendo más ofensivo entre las personas que fueron inoculadas. Además, hay otras acciones que podemos hacer proactivamente, para cuidar nuestra salud y la de quienes comparten espacio con nosotros.

Para aquellas ocasiones en las que ventilar con aire exterior y limpio es muy difícil o imposible, los dispositivos portátiles de purificación de aire de la línea Brezza son grandes aliados. Gracias a sus filtros HEPA retienen el 99,99% de las partículas, bacterias y virus, como el del Covid-19.

En este sentido, es importante saber que los sistemas tradicionales de ventilación o de acondicionamiento solo mueven el aire pero no lo purifican. Para resolver esto, los equipos Brezza purifican los ambientes mediante un sistema de filtrado de multietapas, y así luego devuelven un aire sin contaminantes. Reduciendo la presencia de virus, bacterias y partículas que son nocivas y que muchas veces entran en nuestro cuerpo cuando inhalamos.

Más contagios

Según estimaciones del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, la variante Delta es casi el doble de contagiosa que las versiones anteriores del virus. Los investigadores todavía están tratando de comprender las mutaciones que explican esto. Hasta acá los estudios preliminares sugieren que los cambios en su proteína de pico la hacen más eficiente tanto para agarrar receptores como para ingresar a las células del cuerpo humano.

A su vez, la Delta también parece tener cargas virales más altas que otras. Un estudio encontró que al comienzo de su infección, las personas con esta variante tenían cargas virales 1.000 veces mayores que las de los infectados con la versión original del virus.

El detalle es que el COVID-19 se propaga a través de los aerosoles y gotitas que las personas emiten cuando tosen, estornuda, hablan a los gritos, se ríen y hasta cuando respira normal. Entonces, al tener mayor carga en su boca y nariz, es más la cantidad de virus que pone a circular.

Por eso, apuntar a ventilar los espacios y purificar el aire son las medidas más efectivas que se pueden tomar para disminuir la propagación de todas las variantes del COVID-19.